Por una Justicia independiente

Print Friendly, PDF & Email

17 de abril de 2005
Diario Clarín

Por Leandro Despouy

Relator Especial de la ONU para la Independencia del Poder Judicial

La semana pasada, cuando presenté el informe sobre Ecuador ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, expresé mi profunda preocupación ante la grave crisis institucional que atravesaba el país como consecuencia de las medidas ilegales adoptadas en contra del Poder Judicial. Estos hechos suscitaron fuertes tensiones sociales que se tradujeron en movilizaciones, un paro judicial por tiempo indeterminado y un creciente deterioro de las condiciones de seguridad, con enfrentamientos callejeros.

Pero la crisis se agravó cuando la nueva Corte Suprema adoptó toda una serie de medidas de enorme trascendencia política, como la anulación de las causas judiciales contra los ex presidentes Bucaram, Noboa y el ex vicepresidente Dahik, acusados de corrupción, lo que posibilitó que todos regresaran al país.

Ecuador ha pagado muy caro la politización que contaminó sus cortes, transformadas muchas veces en una suerte de botín político. Y ha sido una de las principales fuentes de su crónica inestabilidad institucional. No habrá salida de la crisis si no se resuelve el agudo problema que envuelve a toda la Justicia. La designación de una Corte Suprema independiente, mediante un mecanismo transparente, que garantice probidad y solvencia de sus magistrados, es un imperativo local y una exigencia insoslayable de la comunidad internacional para que el país recupere el estado de derecho del que peligrosamente se ha apartado.

Teniendo en cuenta la dimensión política de la crisis institucional por la que atraviesa el país sería recomendable la puesta en marcha urgente de los mecanismos de concertación regional, como el Grupo Río, ante la acefalía que sufre la OEA.

CLARIN-ABR05-POR-UNA-JUSTICIA-INDEPENDIENTE