Leandro Despouy: “En el país tiene que haber un ‘Nunca Más’ de la corrupción”

Print Friendly, PDF & Email

agencianova.com

15 de mayo de 2015

Por Mariana Portilla, de la redacción de NOVA

Este jueves en el Salón de los Espejos de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), se realizó una conferencia sobre “Organismos de Control en el Sistema Constitucional Argentino” a cargo del Auditor General de la Nación,Leandro Despouy.

La Auditoría General es uno de los órganos de control externo que asesora y auxilia al Congreso de la Nación en el control patrimonial, económico, financiero y operativo, estableciendo criterios para determinar el regular y adecuado funcionamiento de la administración.

En el encuentro participó el precandidato a intendente de la ciudad, Claudio Pérez Irigoyen, quien presentó una propuesta sobre el control político y de gestión en el ámbito municipal.

En diálogo con NOVA, Despouy  destacó el proyecto del médico platense al considerar que “es una iniciativa traducida en vocación democrática que acerca el poder a la gente”.

Asimismo, afirmó que hay que poner fin a la “epidemia institucional” con un compromiso social y político que abarque a todos los sectores: “En el país tiene que haber un ‘Nunca Más’ de la corrupción. En este camino, comprometemos el futuro democrático, económico y el del desarrollo si no alcanzamos niveles superiores de transparencia en los organismos de control”.

Para el Auditor General de la Nación es necesario crear una Comisión Examinadora y recurrir a la Justicia “para preguntarle qué hicieron con las más de 4 mil causas que enviamos para que examinen si había o no responsabilidad de funcionarios públicos”.

En este sentido, se preguntó por la injerencia de políticos y empresarios en la tragedia ferroviaria de Once y se refirió al informe realizado en el programa de viviendas sociales “Misión Sueños Compartidos”, ejecutado por Sergio Schoklender y la Fundación Madres de Plaza de Mayo, donde se comprobó que el Estado le pagó 42 millones de pesos a la fundación presidida por Hebe de Bonafini que no figuran en su cuenta corriente bancaria.

Como si esto fuera poco, se efectuaron reembolsos por 156 millones a personas jurídicas no relacionadas con la gestión de las obras y  se hallaron pagos a funcionarios públicos, tanto de nivel nacional como provincial, que tenían responsabilidad de control, por una suma de 225.000 pesos.

“Hay evidencias muy grandes sobre situaciones de desvíos de fondos arbitrarios, discrecionales y extorsivos. Todo esto tendría que ser investigado. Sería mi contribución como Auditor General”, sentenció Despouy.

La conferencia también contó con la participación del profesor y referente radical, Federico Teobaldo Storani, y del decano de la institución educativa, Vicente Santos Atela.