Fútbol Para Todos: con un voto “kirchnerista”, AGN aprobó un informe sobre presuntas irregularidades

Print Friendly, PDF & Email

11 de junio de 2015
LA MIRADA DESPIERTA con Nelson Castro

Se sospecha por falta de documentación sobre $189 millones hasta 2012, con órdenes de pago sin orden de compra; y por el auspicio de Iveco, explicó Leandro Despouy.

El auditor Oscar Lamberto, que inicialmente (el 15 de abril) había votado por archivar el informe de la Auditoría General de la Nación sobre Fútbol Para Todos, terminó dando el voto decisivo para que el documento sea enviado al Congreso y a tres jueces federales que investigan presuntas irregularidades en el programa.

Además de la aprobación del expediente, que abarca el período septiembre de 2009 a diciembre de 2012, ayer se decidió la realización de una nueva auditoría para investigar el uso de los fondos del FPT en los dos últimos años, explicó por Continental Leandro Despouy, director del organismo de contralor. “La intención es buscar si existen vínculos entre las irregularidades detectadas en el Fútbol para Todos y el escándalo de la FIFA”, precisó en La Mirada Despierta.

Entre los fondos bajo análisis hay un pago por 69 millones de pesos, correspondiente a 2012, de la Jefatura de Gabinete a Torneos, la empresa que dirigía Alejandro Burzaco, uno de los argentinos acusados en el caso de sobornos en la FIFA. El desembolso corresponde a la adquisición de los derechos de TV por la Copa América 2015, por el Sudamericano Sub 20 de Mendoza 2013, por 32 partidos del Mundial Brasil 2014 y por el Mundial Sub 20 de Turquía. La justicia de los Estados Unidos sospecha que para hacerse de esos derechos Torneos pagó sobornos a la FIFA. El Gobierno intervino después, para comprarle los derechos a la empresa que dirigía Burzaco. Con eso, la oposición pretende involucrar al empresario aliado al Grupo Clarín en el escándalo de corrupción de Torneos-Full Play-Traffic-Conmebol, que salpica a la Federación Internacional de Fútbol Asociado.

Entre las irregularidades detectadas se destacan dos. La primera se refiere a la falta de documentación en la rendición de casi 189 millones de pesos, de un total de 3000 millones de pesos ejecutados por el programa hasta 2012. La AGN señala que se detectó la emisión de numerosas órdenes de pago sin el respaldo de la orden de compra correspondiente. Otra anomalía es la referida a la publicidad de Iveco Argentina, una empresa de camiones que, sin licitación, se convirtió en auspiciante privado exclusivo del programa. Entre 2010 y 2012 la firma pagó 18 millones de pesos. Pero no en efectivo sino en especies, es decir, con camiones. Sólo en 2010, cuando Iveco pagó 7 millones de pesos en camiones, el valor de la publicidad, según cálculos de la AGN, fue de casi 29 millones de pesos, precisó Despouy.