Deudas pendientes de la democracia: homenaje a Julio Strassera

Print Friendly, PDF & Email

“Me parece una exageración que homenajeen a alguien por cumplir con su deber”, dijo Julio Strassera en un homenaje organizado por Franja Morada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires en donde se propusieron hablar también de las deudas pendientes de la democracia. 

Strassera fue duro contra el gobierno al referirse al cambio del prólogo del Nunca Más como una “estafa” del kirchnerismo.

 

En el auditorio,  el actual titular de la Auditoría General de la Nación y ex Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, Leandro Despouy, explicó la importancia de la labor de la CONADEP: “Ese trabajo fue central porque sistematizó y documentó cada uno de los casos que dieron sustento a las denuncias. Más de 800 casos paradigmáticos surgieron del Nunca Más y el mejor homenaje que le podemos hacer a Stassera es rescatar la labor que realizó para condenar a las juntas militares y en su nombre a todos los que contribuyeron para reconstruir la verdad histórica de lo que pasó en la dictadura”.

Homenaje a Strassera

El encuentro fue organizado por la Secretaría de Derechos Humanos del Centro de Estudiantes de la Facultad de Derecho de la UBA. El presidente de la FUA, Emilio Cornaglia, señaló la problemática de la educación como una de las deudas pendientes de la democracia: “Tenemos que trabajar por recuperar la educación de calidad y terminar con el castigo que hoy vive por falta de presupuesto para salarios docentes e infraestructura. Agregó: “En los últimos diez años nuestro país ha retrocedido en cuanto a la calidad educativa en relación al resto de los países de la región”.

Despouy dijo: “Hay que hacer justicia con la verdad y con la memoria. Los derechos humanos no se pueden pensar como una carrera, nunca vamos a tener una consagración total, los derechos de tercera generación como el medio ambiente son prioritarios y sin embargo todavía aquí tenemos noticias sobre persecusión a pueblos originarios, como es el caso de Félix Díaz de la comunidad Qom; o todavía tenemos millones de jóvenes que no pueden acceder al derecho a un empleo de calidad”.