ANALISIS DEL PRESUPUESTO 2014

Print Friendly, PDF & Email

Aporte de la AGN para el debate del presupuesto 2014.

PRESENTACION DEL PRESIDENTE DE LA AUDITORÍA GENERAL DE LA NACION LEANDRO DESPOUY Y DE LOS AUDITORES GENERALES HORACIO PERNASETTI Y ALEJANDRO NIEVA

ANALISIS DEL PRESUPUESTO 2014 DE CONFORMIDAD CON LA EJECUCION PRESUPUESTARIA DE LOS PRIMEROS 8 MESES DE 2013 Y DE LOS DICTAMENES DE LA AGN SOBRE LA CUENTA DE INVERSIÓN DE LOS DIEZ ULTIMOS AÑOS

Los principales problemas que presenta el Presupuesto que hacen a su elaboración, tratamiento y análisis se sitúan no solo a nivel de su discusión “express” que impide un estudio y debate esclarecedor de cara a la sociedad del plan de gobierno y de su ley “fundamental”, sino también de las otras cuestiones de fondo que se verifican con regularidad y que se desprenden de las comprobaciones que realiza la AGN cuando examina la Cuenta de Inversión de cada año, es decir cuando dictamina sobre la ejecución presupuestaria ex post.

En primer lugar, debemos advertir la extraordinaria disparidad entre lo que el Congreso aprueba y lo que finalmente ejecuta el Gobierno, hecho que transforma el acto de aprobación de la ley en una cuestión retórica.

 

Gastos Presupuestarios de la Administración Nacional vs. Ejecutado.

grafico1

Este aserto lo verificamos desde el principio cuando observamos que se subestiman los gastos del 2013 creando así una base incorrecta para la presupuestación del año 2014. En efecto, en 2013 se superará la meta de gasto considerada en la estimación remitida al Congreso y el déficit será aún mayor al proyectado para este año –se encontrará entre los $70.000 millones y $90.000 millones, frente a los $44.612 millones presentados por el P.E.N., que ya excedían la previsión superavitaria de la Ley Original).

Este fenómeno de gran desvío de gastos se viene repitiendo desde ejercicios anteriores, por lo que una vez más se pone en duda la bondad de las previsiones presupuestarias, ahora para el 2014.

Para este debate, debería contarse según la Ley con los datos de la ejecución del ejercicio 2012 y del primer semestre 2013. De lo contrario, se discute y se aprueba en abstracto. En este contexto, los trabajos de la AGN a través de sus informes adquieren mayor valor y resultan más necesarios.

En efecto, desde 2009 en adelante las presentaciones de la Ley de Presupuesto preveían superávit y, por el contrario, la ejecución señala en todos estos años, déficit creciente. El principal motivo de este resultado negativo se encuentra en la sistemática subestimación de los gastos.

 

Resultado Financiero de la Administración Nacional.  Años 2001 a 2012.

 grafico2

Estos crecientes desvíos que se comprueban en la ejecución presupuestaria se ven posibilitados por el otorgamiento de una amplia autorización al Ejecutivo -por distintos mecanismos, tales como Ley de Emergencia Económica, D.N.U., Resolución de Jefe de Gabinete- para alterar el presupuesto sin intervención del Congreso, a través de ampliaciones de partidas y/o sus reasignaciones, cerrando así el circuito de la distorsión de la ley original.

Y un problema conlleva a otros, el mayor déficit requiere de más financiamiento para un país que lamentablemente tiene limitado su acceso a los mercados voluntarios de deuda, con lo que se recurre cada vez más al Banco Central y al ANSES en calidad de “rentas de la propiedad”[1].

La subestimación de los gastos del ejercicio 2013, como ya hemos señalado, constituye una base errónea para la construcción del plan de gobierno 2014. Pero a ello se suma la subestimación de la inflación y la sobreestimación del crecimiento del PBI como factor adicional de distorsión de las proyecciones presupuestadas.

La reducida magnitud del gasto cuya autorización se requiere al Congreso para el año próximo plantea así fuertes interrogantes sobre su posibilidad de concreción, es decir si habrá nuevamente un gran desvío viabilizado por decretos y resoluciones ampliatorias y de reasignación de recursos; o bien sobre qué mecanismos se utilizarán para ceñirse a la meta, los que de existir no están señalados. Una pista podría encontrarse en la previsión de no aumentar los subsidios en energía, que se mantienen en valores nominales,  por lo que para gastar menos en ese concepto podría haberse previsto un aumento de los ingresos provenientes de los usuarios de servicios.

El debate de ser amplio y fundado debería develar estas incógnitas y las alternativas que se plantean. Pero no solo no sabemos cómo se va a hacer para contener el gasto, sino tampoco cómo se va a gastar, como se van a  asignar los recursos, la calidad del gasto.

Como nueva consecuencia, vemos que tampoco se analiza debidamente cómo se gasta ya que no solo no hay control de la cantidad sino tampoco una visión parlamentaria de lo que el Ejecutivo decide sobre los distintos programas.

Sobre este punto debemos señalar que el debate sobre la Cuenta de Inversión 2011 en el Congreso está en deuda. Siendo este el único instrumento que permite evaluar la ejecución presupuestaria. Ese debate debería facilitar la discusión sobre el cómo se gasta.

Quizás la revelación más conmovedora surge respecto del manejo de los fondos previsionales. Por un lado, se fijan límites presupuestarios anuales exiguos que llevan a un aumento sistemático y creciente de la litigiosidad previsional y por otro lado se establece una partida anual para el pago de juicios con sentencia que  cubre menos del 10% del total de los reclamos, lo que ocasiona un permanente aumento de las causas pendientes de resolución y el constante crecimiento de los tiempos de espera para alcanzar la satisfacción de los beneficiarios. Pero además la partida para el pago de juicios se subejecuta y esto es más grave cuando sabemos que a nivel global se gasta más en casi todos los rubros.

Crédito Presupuestario anual para el pago de Juicios Previsionales y su ejecución. En millones de pesos.

 grafico3

*Hasta el 18/09/2013.

 

Con referencia a este tema, cabe señalar que el último dictamen de la AGN correspondiente a la Cuenta de Inversión del ANSES del ejercicio 2011 solo la representación del oficialismo tuvo carácter favorable, mientras que la minoría que fuera nombrada por la oposición (el Presidente Leandro Despouy y los Auditores Horacio Pernasetti y Alejandro Nieva) presentó su disidencia, dejando constancia en actas (publicada en la web de la AGN, sesión del 12 de junio 2013) fundada en “fuertes debilidades en los sistemas operativos (del ANSES)…” los que generan “…incertidumbre de hechos futuros relacionados con la sustentabilidad del sistema previsional, con el agravante del ajuste de haberes por vía cautelar y la ausencia de previsiones suficientes para atender juicios previsionales (…) hechos que siguen vigentes también para el ejercicio 2011”.

Sobre cómo se gestiona el gasto, la AGN ha efectuado severas observaciones, que se encuentran en una gran cantidad de informes referidos a las ejecuciones de los distintos programas y ha detectado enormes falencias en áreas criticas, muchas de las cuales sucintan preocupación en la opinión pública, como es el caso de infraestructura de transporte tanto en materia de ferrocarriles como de construcción, mantenimiento y reparación de la red vial.

También hemos alertado sobre las irregularidades en los gastos en el sector energético: en lo que hace al transporte (líneas de alta tensión) encontramos alteración de prioridades en la ejecución de obras, mala gestión de las licitaciones y sobre precios (en este caso en el dictamen de minoría para el caso “Pico Truncado”);  sobre precios en importaciones de gas licuado y de fuel oil  por parte de CAMMESA  y ENARSA, uso de fondos para obras de infraestructura energética para el pago de subsidios.

Asimismo nuestras auditorias sobre los sectores de asistencia social (PAMI/APE) revelaron desvíos de fondos y malas prestaciones y podría extenderse casi sin solución de continuidad la lista de hallazgos de auditoría sobre el mal uso de los recursos.

Y solo a modo de ejemplo revelador sobre la forma de asignación efectiva de las prioridades por el Ejecutivo, cabe citar el caso de  la partida destinada a “prensa y difusión de actos de gobierno” que ha aumentado de modo sistemático, al punto de superar los gastos destinados a cubrir una necesidad básica urgente como lo es “urbanización de villas y asentamientos precarios” y eso aún sin incluir los gastos de publicidad propios del ANSES.

 Gastos de Prensa y Difusión de Actos de Gobierno

 grafico4


[1] Esos supuestos excedentes de estas entidades en el primer caso provienen en su mayoría del efecto de las diferencias de cambio producto de la devaluación que tiene su correlato en la inflación, en el segundo de la no utilización de los recursos dentro del propio sistema.